Antecedentes

La ECV representa la primera causa de morbilidad y mortalidad en Venezuela. Además, al menos 1,7 millones de personas sufren DT2 (IDF 2011) y 76% de estas no están controladas (Duarte-Moreira, Neves et al. 2010). Existen factores de riesgo (hipertensión arterial, dislipidemia, obesidad, hiperglicemia, etc) que predisponen al desarrollo de ECV y DT2. El modo más eficaz de controlar y disminuir la prevalencia y las consecuencias de la ECV y la DT2 es controlar los factores de riesgo para desarrollarlas.

Los factores de riesgo tanto modificables (Dieta inapropiada, sedentarismo, tabaquismo, estrés psicológico y abuso de alcohol) como no modificables (Herencia, edad, sexo) se expresan clínicamente a través de otros factores de riesgo intermedio (hipertensión, dislipidemia, hiperglicemia, obesidad). Todos estos factores están influenciados por condiciones demográficas, sociales, culturales, políticas y económicas; tales como, pobreza, urbanización, globalización, y la estructura y dinámica de la población. Las posibilidades de éxito de las medidas preventivas aumentan cuando se orientan hacia los factores y características particulares de cada población (OPS 2007).

La Organización Mundial de la Salud reportó que en Venezuela no se ha publicado un estudio poblacional a nivel nacional en los últimos 10 años (WHO 2012). De hecho, para escribir este proyecto se realizó una revisión sistemática de la literatura sobre estudios poblacionales en Venezuela de las siguientes bases de datos: MEDLINE, ScIELO, LILACS, Revencyt, BIREME, ScIENTI, LIVECS and PERIóDICA.

En esta revisión se encontró que no se ha realizado ningún estudio evaluando factores de riesgo cardio-metabólico (Obesidad, hipertensión arterial, dislipidemia, prediabetes, diabetes, etc.) a escala nacional. Hay 2 estudios que han reportado la prevalencia de FRCM en población venezolana adulta.

El primero [Estudio de Factores de riego de enfermedad cardiaca coronaria del Estado Zulia], fue realizado para estimar la prevalencia de síndrome metabólico (SM), sus componentes y su asociación con factores demográficos y clínicos en 3108 sujetos mayores de 20 años en una muestra representativa de cada distrito sanitario del estado Zulia entre 1999 y 2001 (Florez, Silva et al. 2005).

El segundo (CARMELA) fue un estudio transversal, poblacional, observacional diseñado para evaluar la prevalencia de factores de riesgo cardiovascular, placas carótideas y grosor de intima media carótidea en 11.150 individuos (entre 25 y 64 años) que vivían en 7 ciudades principales de Latinoamérica (Barquisimeto, Venezuela; Bogotá, Colombia; Buenos Aires, Argentina; Lima, Perú; Ciudad de México, México; Quito, Ecuador; y Santiago, Chile) (Schargrodsky, Hernandez-Hernandez et al. 2008).
Desde el año 2008 (Nieto-Martínez, Gonzalez et al. 2013), se está desarrollando en Venezuela el Estudio Venezolano de Síndrome Metabólico, Obesidad y Estilo de vida (VEMSOLS) en el cual se han evaluado 750 sujetos provenientes de 3 regiones del país.

(2 urbanas y una rural) cada una representativa de un municipio. En el estudio VEMSOLS se evaluó la prevalencia de FRCM tales como, obesidad, hipertensión arterial, dislipidemia, prediabetes, diabetes y síndrome metabólico en la población venezolana. Además, se determinará si las diferencias en la prevalencia de estos factores entre las 3 regiones, están relacionadas con el estrato social y/o condiciones relacionadas con el estilo de vida (hábitos de alimentación, actividad física y estrés psicológico) de la población. Con una metodología similar, el EVESCAM representará el primer estudio que permitirá obtener un panorama del estado de salud Cardio-metabólica en toda Venezuela.